Chakana Ancestral

Bufo Alvarius – El sapo de Sonora

El sapo de Sonora es una especie de anfibio anuro de la familia Bufonidae

El sapo del desierto sonorense o sapo del río Colorado (Incilius alvarius) Se distribuye por el suroeste de Estados Unidos 

(sureste de California, sur de Arizona y noreste de Nuevo México) y el noroeste de México (Sonora y noroeste de Sinaloa).

Su hábitat natural va desde las tierras bajas áridas y las praderas de bosques de roble, sicomoro o nogal en los cañones de montaña.

puede encontrarse desde la parte sur del desierto de Arizona, en EE UU, hasta la mayor parte del desierto de Sonora, en México,

llegando hasta cerca de Guamúchil, en Sinaloa. Se le conoce también como el sapo del río Colorado.

De esta especie de sapo se obtiene una sustancia, el 5-MeO-DMT (5-metoxi-N, N-dimetiltriptamina)

La 5-MeO-DMT está siendo estudiada por sus potenciales efectos terapéuticos.​

En marzo de 2019 unos investigadores de la Universidad John Hopkins 

anunciaron que el 80 % de los usuarios de 5-MeO-DMT sintético en rituales colectivos

reportaron a través de encuestas mejoras en sus síntomas de depresión y trastorno de ansiedad.

La molécula de Dios

extraída del sapo El 5-MeO-DMT orgánico se extrae a través de “ordeñar” las glándulas parótidas del Bufo Alvarius.

Esta es una especie que hiberna diez meses bajo tierra y sale a la superficie sólo en temporadas de lluvia para comer y reproducirse.

Para obtener dicha substancia el sapo no sufre ni muere

solo se recolecta la sustancia y se libera, pero es muy difícil de obtenerla ya que pocas veces al año sale a la superficie.

El 5-MeO-DMT es considerado como “alimento cerebral” ya que el cerebro lo procesa de una manera similar a la glucosa.

Está presente en diversas variedades botánicas, como en distintas especies de Virola, de Anadenantera y Phalaris

plantas que se han utilizado en la preparación de rapés desde la antigüedad.

Se ha encontrado también 5-MeO-DMT en fluidos humanos entre los que se incluye:

la orina, la sangre y el fluido cerebroespinal, por lo que el cuerpo humano puede sintetizar también esta sustancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *